Ávila, Corte del Reino (mayo a octubre de 1531)

En 1531 Ávila se convirtió en Corte desde mayo a octubre de ese mismo año acogiendo la visita de la emperatriz Isabel y del duque de Gandía, el futuro San Francisco de Borja. Acompañaron a la emperatriz sus hijos Felipe, de cuatro años, y la infanta María de 3 y se alojó, sorprendentemente para algunos, en el palacio de un antiguo comunero, Gómez Dávila, señor de Velada, Villanueva y San Román, del linaje de Blasco Jimeno, y que había sido el representante noble de la Santa Junta, en un claro acto de reconciliación con el bando comunero.

La esposa del emperador quería estar presente en la profesión religiosa de tres de sus damas que ingresaban en el monasterio de Santa Ana, vinculado a la familia real desde Isabel la Católica, y será en este lugar donde al infante Felipe es presentado a la nobleza y al pueblo con los ropajes de gentilhombre. La visita de la emperatriz fue costoso pero grato para el Concejo. Se engalanaron calles y plazas, se colocaron los mejores tapices para saludar el paso de la emperatriz, se colocaron arcos triunfales y las damas rivalizaban en esplendor y belleza.

2015-02-15 16.54

Inscripción  en el monasterio de Santa Ana sobre «Trilogía de Grandeza Patria»

Un acontecimiento insólito en la ciudad en la que todos sus habitantes lucieron sus mejores galas. Bueno, todos menos una joven Teresa de Ahumada de 16 años, que debido a la exigencia de su padre ante un conato de enamoramiento con un primo, le internó en el monasterio de Nuestra Señora de Gracia, y tuvo que conformarse con escuchar, tras las rejas del locutorio del convento, el relato de los acontecimientos que seguro le hubiera gustado presenciar. Destacar, que Teresa, con un carácter fuerte y rebelde, propio de una adolescente, no tenía vocación de monja, y de no haber sido por María de Briceño, encargada de la educación de las muchachas seglares, Teresa no hubiera encontrado la vocación religiosa, pues quedó muy impresionada por la riqueza espiritual de su instructora.

Sería unos años después, un 3 de noviembre de 1537, cuando Teresa salió a hurtadillas de su casa para dirigirse al monasterio de la Encarnación para entrar en él, y fue esta vez su padre el que no quería que su hija se encomendara a Dios. Ironías de la vida.

Anuncios

Acerca de serzi

Licenciado en Historia y Graduado en Educación Primaria, especialista en Archivística y Gestión Cultural del patrimonio histórico, artístico y cultural. Defensor de la divulgación y convencido de la importancia que tiene educar con y para la cultura. Como profesor de Geografía e Historia me he formado en el campo de la educación y de la enseñanza durante toda mi vida, orientando mi formación hacia el fomento de una escuela diversa e inclusiva. Siempre en el camino de nuevos proyectos, dispuesto a descubrir historias que contar y retos que afrontar.

Publicado el abril 26, 2015 en Ávila y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: