Archivo del sitio

Alquerques medievales

Los alquerques, también llamados “juegos de molino” es un juego tan antiguo que se remonta a la antigüedad, atribuyéndose a los comerciantes fenicios, quienes extenderían su difusión por el Mediterráneo, encontrando referencias de su uso en Egipto y Grecia, practicándose durante la Edad Media en la península Ibérica al ser introducidos por los musulmanes. Podemos distinguir entre el Alquerque de Nueve (juego del molino), cuyo objetivo es colocar tres piezas en linea en una misma fila; y el Alquerque de Doce, que tuvo gran tradición hasta el punto de ser comentado por Alfonso X el Sabio en el manuscrito “Libro de Ajedrez, Dados y Tablas“, quien decía que el alquerque se parecía al ajedrez pues “se joga com o espirituo
Reglas del Alquerque de IX o Juego del Molino*
Con el de “molino” se designa todo un conjunto de tableros cuyo objetivo común es colocar tres piezas en linea. La secuencia de estas tres piezas, en una misma linea, se da el nombre de “molino” o “tres en linea“. Al empezar a jugar, cada jugador coloca una pieza cada vez en el tablero que se caracteriza por tres cuadrados concentricos subdividios por medio de lineas. La colocación consecutiva de las piezas por los dos jugadores busca la formación de un molino (tres en linea). Cuando todas las piezas estuvieran colocadas en el tablero, los jugadores pueden continuar moviendo cada pieza, en su turno, hacia una posición o casilla en la intersección contigua. el objetivo se mantiene siempre el mismo, o sea, colocar tres piezas en linea recta, nunca en diagonal. siempre que se suceda esta situación, el jugador que hace “molino” puede retirar una pieza del adversario, a elegir por él, excepto las que estuvieran haciendo “tres en linea“. En este caso el “molino” solo puede ser deshecho por el propio jugador. La pieza retirada del tablero no vuelve a entrar en juego. Vence la partida el jugador que reduce las piezas del adversario en dos, no permitiéndole con ello hacer mas “tres en linea”, o cuando un jugador bloquea todas las piezas del adversario.

Reglas del Alquerque de XII*

Es un juego de tablero para dos jugadores, practicándose en un tablero cuadrado cinco por cinco casillas, entrelazadas por diversas lineas o caminos por donde las piezas se desplazan. La secuencia de las jugadas tiene como objetivo capturar todas las piezas de uno de los jugadores, las cuales se eliminan, saltando por encima con una pieza del jugador contrario. Es el primer juego conocido en que se utiliza esta forma de eliminar o “matar” las piezas (después muy desarrollado en el Juego de las Damas). Cada jugador inicia la partida con doce piezas, que son colocadas en el tablero, dejando libre la casilla central. Las piezas se pueden mover a través de las lineas para posiciones vecinas que no estén ocupadas. El movimiento de las piezas puede ser hecho en cualquier de las ocho posibles posibles. Si en una casa vecina de la pieza de un jugador estuviera ocupada por una pieza del adversario y la casilla siguiente en la misma dirección estuviera libre, el primer jugador debe “matar” con su pieza la del segundo jugador, saltando por encima y colocándose en la casilla siguiente. La pieza “muerta” queda eliminada y es retirada del tablero. Estas jugadas se van sucediendo durante el juego hasta que esten eliminadas todas las piezas de uno de los jugadores. Eliminar piezas es siempre obligatorio, pudiéndose capturas más de una, en una sola jugada dependiendo d e la posición de éstas en el tablero de juego. Si de principio se puede considerar un juego simple, se puede volver complicado, requiriendo gran concentración por parte de los jugadores y capacidad para elaborar estrategias de ataque y defensa con varias jugadas de anticipación… El jugador que comienza la partida no tiene ninguna ventaja, pues inicia la jugada dando a “comer” una de sus piezas.

Alquerques en Ávila

En la ciudad de Ávila todavía se pueden contemplar, a día de hoy, algunos de éstos juegos de tablero medievales. Se pueden clasificar en alquerques de III, de IX y de XII.
Podemos encontrar alquerques en la iglesia de San Pedro, donde había documentado una docena de ellos pero que no se conservan todos, y que en la última restauración se han colocado a la izquierda de la portada principal cuatro de ellos; en la Iglesia de Santiago, grabado en uno de los muros que rodean al templo; en San Juan Bautista, tres alquerques en los bancos a ambos lados de su portada; y podemos encontrar uno más en la entrada de la ermita de San Esteban. Más curioso resultan los alquerques de la basílica de San Vicente, grabados en las lápidas dispuestas a modo de bancos bajo su porticado; y un alquerque de XII en la torre de la iglesia de San Nicolás, grabado en un sillar reutilizado.
Existen más alquerques distribuidos por la provincia de Ávila, si bien merece resaltar por su importancia los existentes de Mediana de Voltoya y Riofrio, de IX y de XII respectivamente, enclavados en zonas rurales que serían punto de encuentro de pastores que pasarían el tiempo jugando; y el de Narros del Puerto y Villatoro, ambos en las inmediaciones de sus iglesias.

Para saber más sobre los alquerques de Ávila os invito a visitar el blog http://juegosdetablerosromanosymedievales.blogspot.com.es de José Manuel Hidalgo Cuñarro, concretamente las entradas “Los juegos de tablero en Ávila1, 2 y 3.

Con esta entrada se ha pretendido hacer una aproximación divulgativa a éstos famosos juegos de tablero medievales, así sobre cómo se jugaba y de los alquerques que todavía se conservan en Ávila, sin aportar nada que no estuviera dicho anteriormente.
* Las reglas de los juegos se ha extraído del artículo “Los juegos de tablero medievales de la catedral de Ourense“, de José Manuel Hidalgo Cuñarro.

Anuncios

La noria medieval de San Nicolás

En el barrio de San Nicolás, al lado de la iglesia del mismo nombre, hay una antigua noria medieval que sirvió para regar las huertas durante generaciones hasta hace poco más de treinta años. Ha sobrevivido al paso del tiempo, prácticamente abandonado desde su desuso, hasta su actual intervención de recuperación y acondicionamiento como parque.

Aspecto actual de la noria

La noria aparece reflejada en la documentación desde el siglo XIII, al igual que otra noria, de similares características, situada en las cercanías de lo que actualmente es la gasolinera de los aledaños de la plaza de toros y que no se conserva. Por tanto, nos encontramos con una estructura bajomedieval, aunque al parecer su datación es objeto de controversia, pues si bien algunos medios inciden en su carácter “medieval”  e incluso la fijan en el siglo XIV, otros ahora la presentan como una estructura “moderna”, concretamente de mediados del siglo XVIII. Lógicamente, la diferencia de cinco siglos es demasiado grande como para pasarla por alto, y quizá mereciera la pena dar una explicación plausible, si bien es lógico pensar que sobre la base medieval de la noria se superpuso otra estructura en el siglo XVIII, la cual nos ha llegado hasta nuestros días en casi perfecto estado de conservación.

Esta noria es considerada como “de sangre” o de “cangilones”, es decir, formada por una cadena sin fin a la que se une una serie de recipientes (los cangilones propiamente dichos) que se arrollan en una cuerda que gira por medio de engranajes, gracias a la acción de un animal que da vueltas, atado a un palo, alrededor de un eje vertical. (…) Este tipo de noria estuvo muy extendido por toda España desde la dominación árabe hasta casi nuestros días, en los que todavía quedan algunos ejemplares aislados (Nicolás García Tapia en Musulmanes y cristianos  frente al agua en las ciudades medievales).

Funcionamiento de una noria de sangre. En la de San Nicolás, la rueda estaría sustituía por una cuerda con cangilones (o arcaduces)

La “recuperación” de la noria ha corrido a cargo de un programa dual de formación por parte de la Junta y el Ayuntamiento, y en esa delgada línea que separa la “restauración” de la “albañilería” el resultado es el que ustedes pueden apreciar, bastante distinto de cómo estaba la estructura originalmente (ver fotos siguientes), y en el que se ha dudado en aplicar cemento para enlucir y embellecer la noria, pavimentar una zona que se había perdido y un parque con arenero, acompañado de bancos y no una ni dos ni tres, sino ¡cinco farolas! Que crean una “ambientación nocturna bastante bucólica y romántica. Junto a ello se ha colocado un panel informativo que explica el funcionamiento y la historia de la noria, necesario pues el aspecto actual dista mucho de ser el de una noria corriente, y gran parte de los viandantes, en un futuro, no sabrán lo que fue esa estructura.

Captura de Google Street View. Febrero 2014

Captura de Google Street View. Abril 2011

 A partir de ahora, los ciudadanos de Ávila en general y los vecinos del barrio de San Nicolás en particular cuentan con una nueva zona de uso y disfrute, cumpliendo así lo que era una “reivindicación histórica”, cómo así lo era el cementerio musulmán, destruido por la construcción de bloques de viviendas, o lo que fue una villa romana, a tan sólo unos metros por debajo de la dicha noria.


Para conocer un poco más sobre la noria, ver el artículo de Jesús Mª Sanchidrián “La noria de San Nicolás. Paseo didáctico por elementos del patrimonio abulense“.