El último milagro de Santa Teresa

Durante la guerra civil, la ciudad de Ávila permaneció desde el comienzo bajo dominio de los nacionales. No obstante, el peligro de un ataque republicano a finales de julio era inminente al conocerse que la columna Mangada se encontraba próxima a la ciudad, en las cercanías del Santuario de Sonsoles. Sin que se haya podido confirmar el por qué el general republicano no atacó la desprotegida y vulnerable ciudad de Ávila —hay varias hipótesis al respecto—, el 28 de diciembre de 1936 apareció en “El Diario de Ávila” la crónica publicada en el diario francés “Le Matin”, firmado por su enviado especial a cubrir la guerra civil, Leo Gerville.

El título de la crónica era, sin lugar a duda, chocante: «El último milagro de Santa Teresa», y en él intentaba hacer una correlación entre lo sucedido, una viejecita se había aparecido al jefe militar republicano Julio Mangada para disuadirle de un ataque a la ciudad amurallada donde le dice que han llegado abundantes tropas con todo tipo de equipo militar, y ello hizo que la columna Mangada no emprendiera el asalto a la ciudad de Ávila, desprotegida ante un ataque.

Lo asemeja con Jimena Blázquez, cuando, en 1103, se disfrazaron de guerreros y ocuparon las almenas de la muralla, sustituyendo a los hombres que combatían en tierras de Cuenca, engañando así a las huestes del moro Abdallah. El relato alude al diálogo entre Santa Teresa y el general republicano:

—“¿De dónde vienes, anciana?, preguntó el general.

—De Ávila, señor.

—¿Y qué has visto en Ávila, abuela?

—Muchos hombres, muchos, con máquinas infernales que causan la muerte. Están por todas partes, están detrás de todas las piedras de las murallas. Si es para conquistar la ciudad para lo que vais allí, que Dios os proteja.

Y entonces, como en otros tiempos hizo Abdallah, el moro Mangada dio orden de retirada.

—A Cebreros, ordenó—, pero que antes, por sus informes, se dé algo a esta vieja bruja.

Más a pesar de su carga pesada y de la lentitud de su marcha, no pudo encontrar en todo el día a la mujer que venía de Ávila”.

—“He aquí, —añade—, el último milagro de Santa Teresa. Así me lo han contado y así se será, sin duda, escrito en siglos futuros en alguno de los bellos ventanales de su iglesia, encajada en los muros de la ciudad”.

¿Realmente fue Santa Teresa la que obró el “milagro”?

Difícil es creer la aparición providencial de la Santa, pero quizá sorprende más que el suceso no hubiera trascendido a la creyente población abulense en el momento en que se produjeron los hechos, y sí lo hiciera meses después a través de la publicación francesa. A mi criterio, esta fascinante historia llega de la imaginación del corresponsal francés, Leo Gerville, cuya vida no deja de ser increíble, al igual que la calidad y pasión de su relato, en la cual no solo demuestra el conocimiento de devoción por la Santa abulense, sino también por la historia abulense.

FUENTES

BELMONTE DÍAZ, José. Ávila en la Guerra Civil. Bilbao, Beta, 2013.

MATEOS LÓPEZ, Álvaro. Enigmas y misterios de Ávila. Córdoba, Almuzara, 2018.

SÁNCHEZ-REYES DE PALACIO, Carlos. Ávila… cuando emigraban las cigüeñas (1935-56). Madrid, Graymo, 2003.

https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k585460m/f1.image.r=Le%20dernier%20miracle%20de%20sainte%20Therese%20d’Avila?rk=21459;2

https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k585460m/f2.image.r=Le%20dernier%20miracle%20de%20sainte%20Therese%20d’Avila?rk=21459;2

El «Milagro» por 12.000 pesetas

Cada 26 de septiembre se celebra la festividad de los santos Cosme y Damián. Según la tradición, fueron dos hermanos gemelos nacidos en el siglo III d.C. en Arabia, educados en el cristianismo y dedicados al ejercicio de la medicina entre los más pobres, inspirados por el Espíritu Santo y  se les atribuyen muchos milagros, lo que les llevó a ser martirizados —torturados, quemados y finalmente decapitados— por orden del emperador Diocleciano. Su devoción se extendió rápidamente y se los considera patronos de los médicos.

IMG_20170911_223019
Tabla «El Milagro de San Cosme y San Damián» de Juan Correa de Vivar

La obra que contemplamos es una pintura al óleo atribuida al pintor toledano Juan Correa de Vivar. Representa el milagro del transplante de una pierna al diácono Justiniano, inspirado en el tema representado de La Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine. San Damián sostiene el muslo del enfermo y su hermano San Cosme bendice la pierna —de raza negra— que van a transplantar. El autor posiblemente se inspiró en otros autores como Isidro Villoldo —un conocido por tierras abulenses— en un relieve fechado hacia 1547 y conservado en el Museo Nacional de Escultura; y en el maestro de los Balbases con una tabla de finales del siglo XV de la iglesia de San Cosme y San Damián de Burgos.

Dicho cuadro, la tabla del Milagro de los Santos Cosme y Damián, se expone como pieza principal en la antigua capilla del hoy Museo de Navarra. Pero su procedencia, cuanto menos curiosa, está bastante alejada de las tierras navarras, al igual que las vueltas que pegó hasta acabar en su ubicación actual.

La tabla de Juan Correa de Vivar fue expoliada de la iglesia parroquial de Muñoyerro, Ávila, a mediados de los años 60 del siglo pasado. Fue comprada por un buhonero, proveedor de Salvador Saura, anticuario aragonés, por 12.000 pesetas. Primero ofreció al cura de Muñoyerro 3000, luego subió a 6000 para al final ofrecerle las 12.000 por las que finalmente se cerró el trato. El anticuario aragonés ofreció esta tabla y otra de Juan Correa de Vivar, la Anunciación, explicada en el Monasterio de Santa María la Mayor de Calatayud al Museo de Navarra, pero la tabla de la Anunciación fue requisada por la Policía al tramitarse la denuncia del expolio. No corrió igual fortuna la tabla del Milagro de San Cosme y Damián, pues pasados los trámites administrativos y no ser formulada ninguna denuncia, fue adquirida por el Museo de Navarra por 250.000 pesetas. Desde entonces, la tabla permanece en el museo sin que quede constancia de su procedencia en la iglesia parroquial de Muñoyerro, en Avila.

Fuentes

La historia del expolio me ha llegado a través de Pepe Úbeda, quien conoce de primera mano la historia.

https://jralonso.es/2013/02/28/los-milagros-de-san-cosme-san-damian-y-pedro-cavadas/

http://www.zonahospitalaria.com/trasplante-de-una-pierna-realizado-por-los-santos-cosme-y-damian/

http://www.unav.edu/web/vida-universitaria/detalle-opinion2/2017/06/02/los-trabajos-y-los-dias-en-el-arte-navarro-(5)-la-imagen-del-medico?articleId=14292249

http://www.portaluz.org/cosme-y-damian-los-gemelos-predilectos-del-espiritu-santo-2265.htm

https://www.museodelprado.es/aprende/enciclopedia/voz/correa-de-vivar-juan/1e8ab4bc-2da1-4d81-8546-4db270d1b422