El «Milagro» por 12.000 pesetas

Cada 26 de septiembre se celebra la festividad de los santos Cosme y Damián. Según la tradición, fueron dos hermanos gemelos nacidos en el siglo III d.C. en Arabia, educados en el cristianismo y dedicados al ejercicio de la medicina entre los más pobres, inspirados por el Espíritu Santo y  se les atribuyen muchos milagros, lo que les llevó a ser martirizados —torturados, quemados y finalmente decapitados— por orden del emperador Diocleciano. Su devoción se extendió rápidamente y se los considera patronos de los médicos.

IMG_20170911_223019
Tabla «El Milagro de San Cosme y San Damián» de Juan Correa de Vivar

La obra que contemplamos es una pintura al óleo atribuida al pintor toledano Juan Correa de Vivar. Representa el milagro del transplante de una pierna al diácono Justiniano, inspirado en el tema representado de La Leyenda Dorada de Santiago de la Vorágine. San Damián sostiene el muslo del enfermo y su hermano San Cosme bendice la pierna —de raza negra— que van a transplantar. El autor posiblemente se inspiró en otros autores como Isidro Villoldo —un conocido por tierras abulenses— en un relieve fechado hacia 1547 y conservado en el Museo Nacional de Escultura; y en el maestro de los Balbases con una tabla de finales del siglo XV de la iglesia de San Cosme y San Damián de Burgos.

Dicho cuadro, la tabla del Milagro de los Santos Cosme y Damián, se expone como pieza principal en la antigua capilla del hoy Museo de Navarra. Pero su procedencia, cuanto menos curiosa, está bastante alejada de las tierras navarras, al igual que las vueltas que pegó hasta acabar en su ubicación actual.

La tabla de Juan Correa de Vivar fue expoliada de la iglesia parroquial de Muñoyerro, Ávila, a mediados de los años 60 del siglo pasado. Fue comprada por un buhonero, proveedor de Salvador Saura, anticuario aragonés, por 12.000 pesetas. Primero ofreció al cura de Muñoyerro 3000, luego subió a 6000 para al final ofrecerle las 12.000 por las que finalmente se cerró el trato. El anticuario aragonés ofreció esta tabla y otra de Juan Correa de Vivar, la Anunciación, explicada en el Monasterio de Santa María la Mayor de Calatayud al Museo de Navarra, pero la tabla de la Anunciación fue requisada por la Policía al tramitarse la denuncia del expolio. No corrió igual fortuna la tabla del Milagro de San Cosme y Damián, pues pasados los trámites administrativos y no ser formulada ninguna denuncia, fue adquirida por el Museo de Navarra por 250.000 pesetas. Desde entonces, la tabla permanece en el museo sin que quede constancia de su procedencia en la iglesia parroquial de Muñoyerro, en Avila.

Fuentes

La historia del expolio me ha llegado a través de Pepe Úbeda, quien conoce de primera mano la historia.

https://jralonso.es/2013/02/28/los-milagros-de-san-cosme-san-damian-y-pedro-cavadas/

http://www.zonahospitalaria.com/trasplante-de-una-pierna-realizado-por-los-santos-cosme-y-damian/

http://www.unav.edu/web/vida-universitaria/detalle-opinion2/2017/06/02/los-trabajos-y-los-dias-en-el-arte-navarro-(5)-la-imagen-del-medico?articleId=14292249

http://www.portaluz.org/cosme-y-damian-los-gemelos-predilectos-del-espiritu-santo-2265.htm

https://www.museodelprado.es/aprende/enciclopedia/voz/correa-de-vivar-juan/1e8ab4bc-2da1-4d81-8546-4db270d1b422

 

Anuncios

El Museo del Prado en Ávila abrirá sus puertas la próxima primavera

El museo del Prado en Ávila es ya una realidad. Después de más de diez años de litigio, el Centro de Gestión de Depósitos del Museo del Prado por fin abrirá sus puertas la próxima primavera. Las intensas negociaciones por parte de todos los organismos implicados, el Ministerio de Cultura, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Ávila, han culminado en la mejor opción de todas. Según el Alcalde de Ávila, “se habían valorado muchas opciones, y se ha optado por la mejor de ellas. Uniendo los esfuerzos a través del mecenazgo, hemos fusionado el interés público con la iniciativa privada, creando un modelo de gestión pionero y que abrirá las puertas a muchos proyectos que hasta ahora estaban paralizados”. Con estas declaraciones se pone de manifiesto una doble funcionalidad del espacio perteneciente al Palacio de los Águila, que albergara, como estaba programado, los depósitos del Museo del Prado disperso, en los barracones construidos para tal efecto en los aledaños del palacio, así como en los sótanos del inmueble, donde se incluirán los debidos talleres de restauración inicialmente proyectados. Se contará, además, con dos salas de exposición, una que albergará una colección permanente con los fondos del museo relacionados con Ávila, y otra de exposición temporal.

La novedad reside en que el palacio de los Águila también se convertirá en un hotel cinco estrellas, gracias a la iniciativa privada de un empresario hotelero que acondicionará las instalaciones restantes en habitaciones de lujo. Con un total de 15 suits, en las que no faltará de nada y los detalles serán cuidados al máximo, “se pretende dotar al hotel de una personalidad y magnificencia propia del siglo XVI en el siglo XXI”, según declaraciones de la subsecretaria del Ministerio de Cultura. El nombre del hotel aún no está definido, barajándose los nombres de “Hotel del Prado” o “Little Meadow”, aunque se plantea la posibilidad de que dicho nombre sea elegido por todos los abulenses por “democracia electrónica” pudiéndose votar en la web municipal.

La apertura del Hotel Museo del Prado supone un gran paso para la ciudad de Ávila” – dice el concejal de Turismo. “Atraerá un montón de turistas ansiosos de contemplar bellezas pictóricas nunca vistas hasta ahora, lo cual hará aumentar el número de pernoctaciones en los hoteles de la capital y las personas más pudientes podrán alojarse en el que será el mejor hotel de Ávila”. Todo esto, en vísperas del V Centenario de Santa Teresa, supondrá un aliciente más para visitar Ávila y reactivar una más que maltrecha economía tras unos años de crisis económica. La inauguración estará presidida por el ministro de Educación, Cultura y Deporte y se están realizando conversaciones para que también pueda asistir algún miembro de la Casa Real.