Santa Teresa, patrona de España

Seguramente, por todos es sabido que el patrón de España es el apóstol Santiago, quién predicó la palabra de Dios por tierras tan occidentales como la península Ibérica y fue sepultado en la catedral de Santiago de Compostela. Pero seguro que la mayoría de ustedes desconocen que el nombramiento como patrón es compartido con la figura de una santa: Teresa de Jesús.

El nombramiento de Teresa de Jesús como patrona de España se remonta a las Cortes de 1617, donde el procurador general de la orden de los Carmelitas Descalzos mandó un memorial pidiendo a los diputados que tomaran a Teresa de Jesús “por su patrona y abogada en nombre de sus reinos y ciudades”, quizá en un intento de acelerar su canonización, pues todavía era beata. Surgiendo una agria polémica entre quién debería ser el patrón, si Santiago o Teresa, el rey Felipe III comunicaba en septiembre de 1618 que “S.M. por justas causas mandaba que el recibirla por patrona y hacer por ello fiestas cesase de todo punto hasta que S.M. mandase otra cosa”.   

En 1622, Teresa de Jesús fue canonizada como santa, y en las Cortes de 1626 volvieron a declarar a Santa Teresa patrona de España, a petición del rey Felipe III, seguramente por petición del conde duque de Olivares, muy devoto de la santa, siendo el título confirmado por el papa Urbano VIII en una Breve fechada el 21 de julio de 1627 “para recivir por patrona de España a la Santa Madre Teresa de Jesús” pero “sin perjudicar, innovar ni disminuir en manera alguna al patronato del Apóstol Santiago”. Esto supuso un enfrentamiento entre los santiaguistas y teresistas en las que el papado revocó el nombramiento a Santa Teresa, para no avivar más la polémica sobre el patronato.

El 3 de septiembre de 1811 se realizó una petición del restablecimiento del patronato o copatronato de Santa Teresa, a expensas de Antonio Larrazábal, diputado del reino de Guatemala, y la comisión que se encargó del asunto estableció que no era necesario un nuevo nombramiento de Santa Teresa como patrona de España, sino decretar que tuviera efecto el nombramiento realizado en las Cortes de 1617 y 1626.

El 27 de junio de 1812, las Cortes aprobaron el dictamen de la comisión y de nuevo la santa de Ávila se unió al patronazgo de Santiago sobre las Españas. Y el 28 de julio de ese mismo año, día en que se firma el decreto de proclamación de las Cortes de Cádiz, Santa Teresa es, hasta el día de hoy, patrona de España.

In laud’m S. Teresiae

Hispaniarum Patronae

Hymnus.

En alabanza de S. Teresa

Patrona de las Españas

Himno.

Gentis Hispanas gloria,

Sponsa Cristi amabilis,

Sanctae que prolis ínclitae

Mater, et lux clarissima.

Cum te Patronato clamitent

Et milites, et praesides,

Cunctaque Natio Hispánica,

Per te favores impetrent.

Tu bella cum nos cingerent,

Qumvis non visa in praelio,

In coelo nobis adderas

Ad robur, et axilium,

Jam Hispani ad hostilia

Tanquam leones ibimus,

Simulque jam clamabimus

Jacóbum,  et Teresiam,

Tu, cum á Christo audieris

Meam zelabis gloriam,

Dá nobis hostes vincere,

Qui fidem Cristi vulnerant,

Jesu, tibi sit gloria,

Qui per preces Teresiae

Hic nos á malis liberas ,

Donans aeterna guadia. Amen

Gloria de nuestra España ,

Virgen de Cristo amable,

Y de una santa prole

luz clarisíma y Madre:

Pues te aclaman Patrona

Jueces, y militares,

Y la nación entera.

Por ti fabor alcancen.

Oprimidos dé guerra,

Aunque acá no baxaste,

Desde el Cielo nos dabas

Fuerza y valor bastante.

Como fieros leones.

Iremos ya al combate,

Y Santiago, y Teresa

Clamaremos constantes;

Y pues Cristo te dixo

Que su gloria celases,

Alcánzanos victoria

De los que la fe ultrajen.

Jesús, á ti la gloria,

Que nos libras de males

Por Teresa , y concedes

Los gozos celestiales. Amen

Fuentes

Fernández Fernández, Maximiliano. “Ávila en la guerra de la Independencia” en VV.AA. Ávila durante la guerra de la Independencia. Ávila, Institución Gran Duque de Alba, 2010 pgs. 173-175

Thompson, Irving A.A., “La cuestión de la autoridad en la controversia sobre el Patronato de Santa Teresa de Jesús” en De Re Publica Hispaniae: una vindicación de la cultura política en los reinos ibéricos en la primera modernidad / coord. por Francisco José Aranda Pérez, José Damiâo Rodrigues, 2008, pgs. 293-320

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s