Archivo del sitio

Reseña: «Conspiración en Londres»

«Conspiración en Londres» es el broche final a la trilogía «La Edad de Acuario», del abulense César Díaz Serrano, ingeniero informático que ya nos deleitó con las aventuras del desventurado fotógrafo Marcos Guillem, el cual al ser despedido del periódico español en el que trabajaba —por favor, un spin-off para el director del periódico, Jonás Tovajas— se embarca hacia Inglaterra para trabajar en el Gloucester Post, periódico local en el que ya había colaborado anteriormente como habíamos visto en La Edad de Acuario y El misterio de Ana Bolena, y donde encontramos a viejos conocidos como Eileen O’Connor, la peliroja irlandesa cuya vida personal es un desastre y que adquiere voz propia en el relato, Bruce Steward y Frank Gellert.

La sinopsis de la obra es la siguiente:

Magalie Vossen ha sufrido un intento de asesinato en la ciudad de Bruselas. ¿Quiénes eran? ¿Por qué pretendían quitarle la reliquia de su abuela? La policía ha sido incapaz de descubrir los motivos. Pero la necesidad de buscar sentido a una historia que la ha acompañado desde niña se ha vuelto una obsesión. En un intento desesperado por encontrar respuestas, Magalie ofrece al periódico londinense Gloucester Post una importante suma económica para reabrir la investigación. La reportera irlandesa Eileen O’Connor, junto a Marcos Guillem y el resto de su equipo, se verán envueltos en una trama de corrupción, asesinatos e intereses, bajo el manto de una de las leyendas más inquietantes de Inglaterra: La conspiración de la pólvora.

Siempre con la sombra de la conspiración y con ritmo acelerado, la investigación les hará desplazarse hasta Bruselas, si bien antes pasan por Paris a encontrarse con un carismático personaje que ya vimos en El Misterio de Ana Bolena: el profesor François Hernandez, igual de loco y que en esta aventura le tendremos por duplicado al incorporarse un nuevo personaje que es la pareja perfecta para el célebre historiador loco. Señalar el acierto de presentar a un político populista del recién creado partido tecnócrata: multimillonario, adulador… con algunas similitudes con el nuevo presidente de los Estados Unidos.

El final de la novela —y por ende, de la trilogía—, es sorprendente y trepidante, en el que se cierran todas las historias pendientes a lo largo de esta saga — ¿os acordáis de la pija Carla?— que recomiendo al tener todos los ingredientes de una buena lectura: intriga, misterios, asesinatos (muchos), historia, humor, amor, locos, política, más locos, y un magnífico escenario como es Londres.

http://play.cadenaser.com/widget/audio/063RD010000000023777/

Anuncios

El misterio de Ana Bolena (La Edad de Acuario II)

El pasado 14 de diciembre asistí a la presentación del libro “El misterio de Ana Bolena” del abulense César Díez Serrano, su segundo libro tras “La Edad de Acuario”. A pesar de continuar la saga o con la trama de la Edad de Acuario (¿quién dijo que las segundas partes no son buenas?), los libros pueden leerse independientemente y mantiene un mismo protagonista, Marcos Guillem, fotógrafo español que colabora con el periódico londinense Gloucester Post, así como un nexo de unión con la trama de acuario, utilizando magníficamente la joya de personaje con recursos que es Keira Kingston. Como señalaron en la presentación y he podido comprobar, tanto la concejal de cultura Sonsoles Sánchez-Reyes y Pablo Garcinuño, El misterio de Ana Bolena es una obra más madura, dando un salto de confianza y calidad a un relato que sin duda consolida al autor como escritor y al cual animo a contarnos más historias, sean sobre Acuario o no.

Image

El misterio de Ana Bolena trata sobre las sospechas de cinco asesinatos en serie que han puesto en jaque al periódico londinense Gloucester Post, que está al borde del cierre. El convulso pasado de su antigua directora, Keira Kingston, a la cual conocimos en La Edad de Acuario, y a las polémicas en las que se ha visto envuelto en el último año han arruinado su reputación. Cada vez con más presión de la opinión pública y Scotland Yard, tan solo descubriendo el verdadero autor de las muertes se podrá detener un desenlace casi inevitable. La novela transcurre a caballo entre Londres y París, dos ciudades a la vez tan iguales y tan distintas, lo cual dinamiza la lectura. La narración en primera persona, alternando entre los dos personajes principales, Marcos y Chelsea, nos hace ver las cosas desde su punto de vista, totalmente opuesto, es un gran punto a favor, pues nos hace empatizar con los personajes.

Del personaje principal principalísimo, como diría un amigo, Marcos Guillem, destaco su tono desenfadado, tan “español” como cualquiera de nosotros, y que a menudo choca, tanto en la percepción de las cosas como en el sentido del humor, con el resto de personajes. Se presenta como un protagonista cercano, sin aspiraciones gloriosas y que hace las cosas porque es su trabajo, que si por él fuera estaría mejor en su casa viendo un partido del Valencia CF, con el resquemor de ser el segundo plato en la investigación del Gloucester Post ante la negativa de  su antigua compañera en su anterior aventura por Londres, la entrañable pija Carla.

La ausencia del personaje de Carla en este libro al principio sorprende, aunque es ¿sustituida? por una presentadora londinense de televisión, Chelsea Hart, lo cual hace que en pocas páginas olvidemos a Carla para centrarnos en la insoportable Chelsea, quien sólo vive para su trabajo y que hará cualquier cosa para triunfar y llegarse la gloria, aunque también problemas, como las personas humanas y mundanas. Este personaje está muy logrado y experimenta una gran transformación a lo largo de la lectura, pues hasta acabas cogiéndole cariño. El resto de personajes que componen el reparto del periódico londinense son la peliroja irlandesa Eileen O’Connor, Bruce Steward y Frank Gellert. Quizá la nota negativa la pondría en estos tres personajes, a los que denomino de acompañamiento, pues poco aportan a la trama si bien están, al menos los dos últimos, presentes en todo el relato, salvando el pique inglés-escocés que existe entre los dos personajes masculinos y que ponen un toque de humor que hará sonreír incluso en los momentos más tensos.

Image

 Me reservo para el final el personaje revelación del libro, Jean François Hernández, historiador loco que como bien decía en la presentación el autor, parece sacado de un personaje del comic de Tintín, que tan pronto te puede estar contando acontecimientos históricos con total rigurosidad como persiguiendo palomas o cambiando de tema al grito de ¡¡Traîtres!! que hará desternillarse incluso en los momentos de máxima tensión. No sé en quien estará basado el personaje (aunque tengo un vecino igualítico) pero es un gran acierto. No obstante, si todos los historiadores acabamos así… ¡¡menudo futuro!!, aunque visto de otro modo tampoco es que tengamos un futuro demasiado halagüeño.

Anyway, y sin desviarnos de la reseña, recomiendo esta lectura de El misterio de Ana Bolena, donde se desvelan datos que quizá no sepáis sobre la desafortunada reina inglesa, al igual que las otras cinco mujeres más de Enrique VIII, así como curiosidades de la Torre de Londres, cárcel por antonomasia o los cuervos y Beefeater que allí habitan. Igualmente, la novela te hará sentir que estás en Londres y París, recorriendo sus calles y plazas, siendo el decorado perfecto para una trama frenética que no te hará sentir indiferente.


CÉSAR DÍEZ SERRANO es un abulense que por motivos familiares nació en Valencia en 1985, pero que ha pasado toda su vida entre murallas. Ingeniero Informático, con dos Másteres en su disciplina, comenzó a escribir como vía de escape a la frustración que suponía no encontrar empleo en los primeros años de la crisis. Como resultado consiguió publicar dos exitosos libros dentro una misma saga de novela negra, La edad de Acuario y El Misterio de Ana Bolena, que han llegado a ser presentados en Londres y que también están editadas en Estados Unidos. Su pluma, ligera y abierta, responde a la premisa de crear una «Literatura para todos». Lee el resto de esta entrada

Reseña: “El tiempo entre costuras”

La recomendación de este libro parte de una buena amiga, calificándolo como “un libro de la Guerra Civil sin ser de la Guerra Civil”. Fiándome de su buen criterio, lo tomé con un poco de escepticismo, pero francamente, ha cumplido cualquier expectativa depositada en él.

Imagen

El libro, obra de María Dueñas, cuenta la historia de Sira Quiroga, hija de una costurera en el Madrid de los años 30. Narrado en primera persona por la protagonista, con tanta naturalidad como inocencia, desde el primer momento el lector se aproxima a la protagonista, empatizando y sintiendo cercanos a los personajes. Los quehaceres de la joven Sira se van alternando con los sucesos de esos años, y de tener todo lo que una chica de la época pudiera desear, su vida da un giro radical que le transportarán hasta Tánger y posteriormente a Tetuán, donde rehará su vida al margen de los funestos acontecimientos que se están desarrollando en la península. Será en esta ciudad africana donde hará nuevas amistades que la embaucarán en nuevas aventuras, tan emocionantes como peligrosas.

Si sorprende la naturalidad de la narración, también lo hace la “radiografía” de los personajes, muy completa y detallista, como por ejemplo la de Juan Luis Beigbeder, personaje real que fue o que pudo haber sido en la realidad. Completan la obra las descripciones de la alta sociedad española y extranjera de la época, que contrastan con la miseria que se vive en las calles. No les desvelo la conclusión, solo les digo que no es el típico final. Es, cuanto menos, atípico, y al gusto del lector.

Sin duda, una buena elección. Si tienen ocasión, les recomiendo leerlo.

P.D. Recientemente se ha estrenado la adaptación televisiva del libro en formato serie. Vistos los dos primeros capítulos, no están a la altura de la lectura. Sigo prefiriendo el libro a la serie. Como en tantas otras ocasiones.