Archivo de la categoría: Cajón de sastre

El arqueólogo que dejó huella

Anoche recibía la terrible noticia del fallecimiento de una gran persona, Jesús Liz Guiral. En breve, mi teléfono y las redes sociales se llenaban de mensajes de amigos, compañeros, alumnos que lamentaban la pérdida de Jesús. No es para menos. Bonachón, brillante, cercano, arqueólogo, ilustrado, con un sentido del humor tan peculiar como negro y maño, fue mi profesor en la facultad y fue de aquellos que dejó huella. Con él aprendimos a mirar el mundo con otros ojos, tanto en el aula como fuera de ella.

DSCN1446

En nuestra primera clase de Arqueología nos hiciste escribir en un papel qué era para nosotros la Arqueología, dudando de si era una ciencia, disciplina o rama de la Historia. Hoy todos tus pupilos lo sabemos sin dudar: Arqueología eras tú. Contigo aprendimos de datación, fotografía aérea y estratigrafía, quien era Binford y Renfrew, de arqueología submarina, Canfranc, las malditas matrices de Harris, de villas romanas… y más, mucho más de aquellas clases que amenizabas con sutiles comentarios con tu humor que pocos comprendíamos entonces.

Y fuera del aula aprendí de ti a vivir y a soñar. Contigo, Jesús, aprendí lo que de verdad era una excavación, a coger bien el pico, a no mezclar el vino, a comprender a esos locos romanos, a conocer Lancia, la importancia del sombrero de paja, a descubrir yacimientos con tus explicaciones, el rock de los setenta, a defender mis ideales, a ser firme en lo que creo, a creer que algo es posible, a rectificar cuando me equivoco e infinidad de pequeñas cosas salpicadas de anécdotas que quedarán siempre en el recuerdo.

Hasta siempre, Jesús. Arqueólogo, profesor, padre, amigo. No te olvidaremos porque dejaste huella en nosotros, siempre habrá algo que nos recuerde la gran persona que siempre fuiste. STTL

El Gran Cazador Blanco, como me llamabas

Anuncios

Un año confundiendo el desencanto con la verdad

“Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad”

Jean Paul Sartre

IMG_20141201_115921

Hoy es un día como otro cualquiera, pero hace un año sucedió un evento totalmente irrelevante para el resto del mundo salvo para este pequeño espacio.

Hace exactamente un año di a conocer este blog que nació con el objetivo de poner por ordenado todas aquellas ideas que considero relevantes e importantes, principalmente con la historia en general y con mi querida  Ávila en particular, con el mero objeto de divulgarlas para quien le interese.

En este año he aprendido muchas cosas, demasiadas y no todas buenas. Pese a que no faltan ideas para nuevas entradas (al contrario, se agolpan en post-it, libretas y evernote) el problema más grave al que encuentro es la falta de tiempo y dar continuidad a este espacio al que reconozco que no dedico tanto tiempo como debería y me gustaría. Mis disculpas por ello.

Por último, agradecer a todos aquellos que de una manera o de otra, hacéis posible este espacio. Empezando por un café en el que aprendí el significado de tener un blog, siguiendo por todos aquellos que aún sin conocerme desinteresadamente aportaron su granito de arena, y acabando por los amigos de verdad. Ellos saben quienes son.

Y los troll. Sobretodo éstos últimos, pues cumplen una gran labor social, infunden ganas de continuar y sin ellos esto tampoco sería posible. Ellos también saben quienes son.

Continuamos con este rincón con más ilusión que hace un año, con nuevos proyectos y demasiadas ideas.

No nos rendiremos.

Nosotros

Texto que encontré, olvidado en un cajón, escrito hace una década:

En el pasado sucedieron hechos que nunca llegaremos a saber y de los cuales saldrían a la luz tales mentiras que influirían en el curso de la naturaleza cambiando por completo gran parte de la historia.

La Historia se volverá a escribir con la auténtica verdad a pesar de muchos que defienden lo conocido, pero al final la verdad saldrá a la luz.

las pruebas que se presenten exigirán el descubrimiento de la verdad misma, oculta en la mera ignorancia de quienes pretenden ver cosas que nunca han existido. Después de esperar durante siglos, el momento ha llegado, y toda la verdad será dicha.

No se recuerda la época exacta, más allá de lo que podrá llegar a estudiarse; nada empieza donde se cree, por lo que no se hará referencia al tiempo.

Entre guerras y desastres se extendía el temor del hombre, hasta los límites de su odio evolucionó su ira, su desgracia, su inminente destrucción. Nada tiene un marco geográfico, pero nos centramos en la Europa más recóndita, fronteriza y disputada desde el principio de las escrituras: Hispania. Una tierra de nadie, una disputa sin fin en la que nadie se puede llamar sus herederos. Nadie, excepto nosotros.

Nosotros nacimos aquí antes que cualquier otro, y así debe ser hasta el fin de los días, pero nos invadieron, nos humillaron y nos despojaron de todo lo que teníamos, hasta la tierra que nos vio nacer.

Hoy no hay entrada

Hoy no hay entrada. O al menos, no la entrada que debería y que lleva escrita varias semanas. No por nada relevante, sino porque hoy no es apropiado. Puede que lo publique otro día o puede que no, porque aunque todo sigue igual algunas cosas ya no serán lo mismo, aunque a nadie le importe.

Anoche entablé conversación con una persona a quien no conocía pero que de alguna manera debía dar las gracias. Lo hice. Fue un minuto que me valió para darme cuenta de cómo era esa persona, humilde, pero sobre todo y ante todo un caballero.

Un caballero capaz de luchar contra todas las adversidades y de rescatar a su princesa de las fauces de un dragón, pero también de reconocer una derrota, pese a las trampas del camino, y de no darse por vencido, aunque haya quien considere que ha perdido.

Todo esto, aunque parece no tener sentido, lo tiene.

El Castellano y Leonés de la Historia

Desde Rtvcyl se propusieron elegir ni más ni menos que al “Castellano y leonés de la historia”, como si la fama, la gloria, las gestas o el dinero pudieran medirse. Para ello, un “gabinete de expertos” (me hace gracia lo de expertos), hicieron un recorrido por la historia eligiendo a las 100 personas, según su criterio, más importantes y representativos de nuestra comunidad. Dentro de estas “celebritis” nos encontramos con varios reyes, Alfonso VIII, IX, X, Fernando I, III, Felipe II e Isabel la Católica; santos como San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús, escritores como Carmen Martín Gaite, Paco Umbral, George Santayana o José Jiménez Lozano, teniendo también su puesto de honor políticos, toreros, literatos, cardenales, artistas, ciclistas y Vicente del Bosque, ese charro que consiguió un mundial para España, nada más importa. Sorprende, además de la variedad de figuras, algunas inclusiones como por ejemplo la de… ¡Viriato! Todos sabemos lo castellano y leonés que era, por supuesto; al igual que Prisciliano de Ávila, natural de Gallaecia; o Amancio Ortega, tan castellano y leonés como coruñés de pro.

Image

El concurso, elegido por los votantes, lo ganó con gran ventaja, la gran reina Isabel de Castilla. Ella y su porte es, sin duda la figura más importante de Castilla, ensalzada en nuestros días por la magnífica serie de TVE y que ha puesto de moda a la reina. Esto lo convertía en la gran candidata a ganar el concurso incluso antes de las votaciones. En segundo lugar, el elegido fue Adolfo Suárez, presidente trascendental en la Transición y que su figura y legado es recordado no solo a nivel castellano-leonés, sino de toda España. El tercer puesto fue para Rodrigo Díaz de Vivar, ese que ganaba batallas después de muerto e hizo jurar a un rey en Santa Gadea.

Como pueden observar, la historia de Castilla y de León es fundamental sin estos personajes… Como pude constatar en las redes sociales, cada castellano y leonés hizo campaña para personajes de su ciudad o provincia, sea de esta manera que los abulenses votaran, además de Isabel, por supuesto, por Santa Teresa de Jesús; los burgaleses por el Cid; los zamoranos por Claudio Moyano; los leoneses por Zapatero y los gallegos por Amancio. Poniéndonos serios, ¿es necesario hacer un concurso para nombrar a alguien “castellano y leonés de la historia”? Con esto caemos en el localismo y provincialismo. ¿Qué será lo próximo, el abulense, segoviano, soriano, burgalés, palentino, leonés, zamorano, salmantino o pucelano de la historia?

Siendo realistas, y poniéndonos a elaborar méritos, Isabel de Castilla fue importante, sin duda, más en el contexto de la unión con Aragón y crear las bases del estado moderno, pero ¿acaso no fue Felipe II más importante al ser la cabeza de un Imperio en donde no se ponía el sol? Y centrándonos exclusivamente en Castilla y León, ¿no sería más importante Fernando III el Santo al unir ambos territorios bajo una misma corona? ¿O Vicente del Bosque por ganar un mundial, dos Eurocopas y tener el título de Marqués?

El concurso, bajo mi punto de vista, está bien como entretenimiento, pero no tiene ningún rigor histórico al pretender mediante una votación nombrar al más importante de la historia. Como he dicho, se cae en el víctimismo de los provincialismos, sin ningún orden y desconcierto. Sin duda, este evento ha aumentado la audiencia de Rtvcyl, pero no ha conseguido generar un debate en la población que de verdad crea en quién fue, o merece ser, el primer castellano y leonés de la historia.

¡Ya estoy aquí!

Bienvenido. Estas en mi blog personal. Inauguro aquí mi propio espacio personal donde expondré parte de mis intereses, principalmente relacionados con la historia en general y Ávila en particular, pero donde también tendrán cabida un sinfín de temas que sean de mi atención, desde literatura, cine, series, actualidad… hasta cualquier chorrada que merezca la pena compartir. Espero y deseo continuar este proyecto en el tiempo, siendo quizá este el reto más importante, pero os invito a leer, opinar y destacar todo lo que aquí se comente.